logotipo-tothewild
Facebook
Twitter
LinkedIn

Las fotos y los bebés.

Comparte este artículo

Nada hay que nos haga tanta ilusión a los padres como coleccionar fotos de nuestros bebés. En los dos primeros años de vida superamos fácilmente el centenar de fotografías. Cuando pasa el tiempo y contemplamos esas fotos, echamos la vista atrás y rememoramos momentos especiales. La fotografía digital ha cambiado el terreno de juego. Ahora, con nuestro móvil hacemos fotos del bebé en cualquier momento. Unas las guardamos en la memoria del teléfono y otras las enviamos por WhatsApp a amigos y familias.

De todos modos, a los padres nos gusta tener algunas fotos impresas o localizadas en un lugar especial. Las llegamos a colocar como fondo de pantalla del móvil o del ordenador. Cuando llegan visitas, las enseñamos con orgullo.

La mano de un profesional siempre agrega un plus de calidad y de emotividad a las fotografías. Por eso, si tenemos la ocasión, llevamos a nuestro bebé a un estudio fotográfico para que le hagan una sesión de fotos. Será un recuerdo que guardaremos toda la vida.

Últimamente, se han puesto de moda las fotos de embarazadas. La madre y el hijo antes de que este nazca. Cuenta Patricia que, en el octavo mes de embarazo, fue a hacerse unas fotografías al estudio de la fotógrafa sevillana Ana Galán. Le gustó tanto el resultado que cuando nació su hija no dudó en volver a visitarla para que le hiciera un reportaje al bebé. Las fotos las guarda en un álbum, como se hacía antaño. Un detalle, al que tanto ella como su pareja, le tienen mucho cariño.

Trucos para hacerle fotos a tu bebé.

Es complicado sacarles unas fotos artísticas a nuestros hijos pequeños con la calidad con la que la sacaría un fotógrafo profesional. En primer lugar, porque carecemos de los medios adecuados (cámaras, focos, programas profesionales de edición), por la técnica que tienen adquirida y porque tienen educada la mirada. Aun así, el periódico El Mundo, en su suplemento para padres, nos presenta una lista de trucos interesantes para sacar a nuestros bebés unas fotos de las que nos sintamos orgullosos. Estos son algunos de los más útiles:

  1. Haz varias fotos de una misma escena. Si quieres sacar una foto de tu hijo jugando en el suelo con su mantita, por ejemplo, haz varias fotos de esa situación. Todas seguidas, desde diferentes ángulos. Esto te permitirá seleccionar la mejor.
  2. Evita las fotos de pose. No esperes que tu bebé se quede quieto mirando la cámara o el teléfono. No entiende lo que estás haciendo. Es mejor intentar capturar las expresiones naturales del bebé. Para eso lo adecuado es jugar con él con la cámara en mano. Si le demandamos que mire el objetivo podemos obtener una reacción no deseada. Que gire la cabeza o que esconda esa sonrisa que tiene, tan característica.
  3. Haz las fotos a la altura del bebé. Si es necesario, arrodíllate. De esta manera captarás mejor la expresión corporal y facial del niño y obtendrás fotos más naturales. Prima los primeros planos. Los bebés suelen ser muy fotogénicos. No son bonitas las fotos que hacemos de pie y el niño tirado en el suelo. Se ve como un picado, en el que parece que estamos fotografiando un obstáculo que nos hemos encontrado. Por el contrario, si la cámara está a la altura de la cara del bebé, el niño sale favorecido y es el protagonista de la imagen.
  4. Aprovecha la luz natural. Uno de los elementos claves de la fotografía es la luz. La luz del sol es una fuente interesante de iluminación. Prueba a hacer fotografías en exteriores, en un parque o en una playa. Recuerda que el sol lo debes tener a tu espalda, para que no desenfoque la fotografía. A primera hora de la mañana y primera hora de la tarde son los mejores momentos para hacer una fotografía. Las fotografías, al atardecer, aportan un ambiente nostálgico, que puede ser interesante. Si optas por hacer fotografías en interiores, busca hacerlas cerca de una ventana, con una entrada de luz suficiente.
  5. Da rienda suelta a tu imaginación. Las fotos originales suelen ser más graciosas y se recuerdan más con el tiempo. Busca escenografías no convencionales: una foto del bebé con gafas de sol, disfrazado de gatito, o invéntate una historia. Una escena de piratas, en el que el bucanero es tu bebé.

Sugerencias.

Atrévete a experimentar para sacar fotografías diferentes. Estas son algunas ideas tanto para la edición de la fotografía como para su preparación:

  • Prueba el blanco y negro. Con esta técnica se consiguen fotografías cargadas de expresividad. En las fotos en blanco y negro se resaltan las formas y las sombras. Elimina la distracción del color y le da más protagonismo a los detalles. Es como una fotografía desnuda que presenta la esencia de la imagen. Lo más importante que queremos plasmar. El blanco y negro transmite una fuerza que muchas de las fotografías en color no consiguen plasmar.
  • Juega con los filtros. Una vez edites la fotografía en tu ordenador, juega con los filtros que te ofrece el programa de edición. No es complicado, la misma aplicación de “Galería” del teléfono móvil te presentan una serie de filtros que alteran la imagen. De esta manera podrás obtener fotografías dotadas de gran originalidad. Atreve, si quieres, a guardar una fotografía con filtro y volver a pasarle un nuevo filtro. Verás como la imagen se transforma completamente.
  • Juega con las texturas y los contrastes. Fotografiar a tu hijo durmiendo en su cuna, con sábanas blancas y un elemento de color como puede ser un sonajero rojo, crea una combinación atractiva con varios puntos de atención. La cara del niño resalta sobre el fondo blanco y el juguete le da un toque de color. Piensa que estás confeccionando un cuadro. Si el resultado es bonito, siempre lo puedes imprimir, ampliar y colocar en una pared de la casa.
  • Experimenta con el desenfoque. Este recurso, bien empleado, puede cargar de emotividad una fotografía. Centra el foco de atención en una mano o en un pie del bebé y haz que el resto de la imagen aparezca suavemente difuminado. De esta forma has convertido un detalle en el elemento principal.
  • Potencia los detalles. Una foto que solemos hacer algunos padres es fotografiar a nuestro hijo rodeado de sus peluches, con una escenografía que hace que el niño parezca un muñeco más. Es una fotografía muy graciosa, que seguro llamará la atención del niño cuando crezca. Este es un ejemplo sencillo. Deja rodar tu imaginación y seguro que te saldrán propuestas sugerentes.

Lo interesante es no hacer instantáneas del bebé de forma compulsiva y trabajar composiciones que se salgan de las fotografías tradicionales. Es un ejercicio que nos llevará un poco más de tiempo, pero del que podemos obtener resultados atractivos.

Las fotografías de la guardería.

Muchos de nosotros, cuando se acabó la baja por maternidad, no tuvimos más remedio que llevar al niño a la guardería. El bebé apenas tenía 4 meses, pero sabíamos que el niño estaba atendido el tiempo que estábamos trabajando. Otros padres optan por llevar al bebé a la guardería unos meses más tarde.

Yo opino que llevar al niño a la guardería es bueno para su desarrollo psíquico y emocional. Está en contacto con otros bebés y crece más despierto. Cuando son muy pequeños no sé hasta qué punto son conscientes de lo que están viviendo, pero desde luego, mal no les hace.

Las guarderías, al menos una vez al año, hacen fotos de los bebés con un fotógrafo profesional y se lo venden a los padres. Es una forma de obtener unos ingresos extra. Los padres no podemos resistirnos a la oferta. El hecho de ver a nuestro nene rodeado de sus amiguitos del cole es una imagen enternecedora.

Otra de las fotos recurrentes es fotografiar al bebé vestido con su disfraz cuando llega carnaval o Halloween. Hemos disfrazado al niño con toda nuestra ilusión y nos gusta tener un recuerdo de la ocasión.

El periódico El Confidencial denuncia que algunas guarderías utilizan las fotos de los niños para hacerse publicidad, sin el consentimiento de los padres. Según el rotativo, las cuelgan en su página web o las difunden por redes sociales. El mejor instrumento para dar a conocer lo que hacen son las fotos de los niños.

Yo creo que no es una práctica tan habitual como se dice. Las guarderías son bastante respetuosas con la intimidad de los niños. En el caso de que esto suceda: ¿Es legal? ¿Se puede denunciar?

Rotundamente, no es legal, y sí, se puede denunciar. Para difundir la foto de un bebé es necesario el consentimiento explícito por escrito de los padres. Saltarse este requisito es objeto de denuncia ante la Agencia Estatal de Protección de Datos y puede dar lugar al inicio de un procedimiento judicial, con una multa para el centro que puede alcanzar los 300.000 €. Pero, bueno, como he dicho antes, no es una práctica corriente.

Guardar todas las fotos que podamos de nuestros bebés es un bonito recuerdo de una etapa emocionante de la vida.

Explora más artículos

Naturaleza y Medio Ambiente

El turismo rural, opción idónea para celebrar que nos ha tocado la lotería

Una de las mejores maneras de conectar con la naturaleza es haciendo turismo rural. Eso estamos aprendiendo los españoles en los últimos años, momentos en los que se están incrementando las cantidades de turistas que reciben los distintos destinos turísticos rurales en el interior de nuestras fronteras. Nos han indicado desde Lotería La Piedad que muchas de las personas que se ven agraciadas en los diferentes sorteos manifiestan que lo primero en lo que van a invertir ese dinero es en un viaje de estas características, algo que ayuda a desconectar y, en resumidas cuentas, a ganar en tranquilidad y felicidad. ¿Y acaso esa no es una característica básica para ser felices y llenar nuestra vida de bienestar?

Naturaleza y Medio Ambiente

El maquillaje y la cosmética, a la vanguardia del respeto por el medioambiente

Es importante que todas las personas que guarden relación con la industria de la cosmética y el maquillaje promuevan en la medida de sus posibilidades el uso de materiales y productos ecológicos. Y eso no solo debe afectar a la gente encargada de la producción de los mismos, sino también a las escuelas de maquillaje. La de Cristina Rivero, que cuenta con una amplia experiencia dentro de este campo, viene detectando que todas aquellas personas interesadas en sus cursos y actividades son más proclives que nunca al uso de maquillaje ecológico, lo cual celebramos y esperamos que se perpetúe por muchos años más.