Un disfraz también puede contribuir a la mejora del medio ambiente

En los tiempos en los que nos movemos es necesario tener una cosa clara: la preocupación por el medio ambiente está creciendo y este asunto ya no forma parte del pensamiento de unos pocos locos. Se trata de una de las necesidades más grandes que tiene el ser humano en los tiempos que corren. Y es que nuestra Tierra está dando síntomas de manera permanente de agotamiento y fatiga. Hemos estado abusando de ella durante muchas décadas, y si no frenamos nuestra avaricia o transformamos los procesos productivos, nuestra vida se verá afectada de un modo radical e inevitable. 

Por suerte la responsabilidad social de muchas personas y de muchas empresas está ayudando a que la situación mejore, aunque sea tan solo un poco. Sin embargo, necesitamos todavía más colaboración. Necesitamos que todas las personas estén implicadas en este asunto de una o de otra manera porque, sin eso, los avances que se produzcan serán insuficientes para hacer frente a problemas de tanta magnitud como lo pueden ser el cambio climático o el desmantelamiento de la capa de ozono. Hay que tomarse esta situación en serio y empezar a dejar de pensar que esta alerta todavía no es de la máxima enjundia. 

Una noticia que fue publicada en el portal web de EFE Verde indicaba que los consumidores se estaban interesando cada vez en una medida mayor por todo lo que tenía que ver con el cuidado del medio ambiente. Esta es una buena noticia, qué duda cabe. Pero, como os decimos, no nos podemos dormir en los laureles pensando que esto es lo máximo a lo que podemos aspirar y que ya estamos haciendo todo lo posible por el cuidado de esta Tierra. No es así. Hay que implicar hasta a la última persona y empezar a pensar que estamos ante una emergencia de índole mundial. 

Otro artículo en este caso publicado en el portal web del diario argentino La Nación, ofrecía un detalle algo más concreto: decía que el 86 % de las personas estaba preocupado por cuestiones relacionadas de manera directa con el medio ambiente. Nos queda un 14% de la población al que hay que convencer y al que hay que hacer ver que su colaboración puede ser la diferencia entre la mejora de las condiciones en las que se halla este planeta o, por el contrario, el mantenimiento de la degradación y la que se halla sumida la Tierra. lo que está claro es que las consecuencias de la degradación del medio ambiente nos van a afectar a todos y a todas y que no habrá una distinción entre ricos y pobres, cristianos y musulmanes o jóvenes y abuelos. 

Actualmente, la lucha contra la degradación del medio ambiente lo impregna prácticamente todo. No solo estamos hablando de una lucha en la que reciclar los envases sea lo imprescindible. Es evidente de que esa es una de las necesidades, solo una de tantas, a la hora de conseguir una mejora en las condiciones de vida en este planeta. Hay otras maneras de hacer posible que se cumpla este objetivo y una de ellas es la de apostar por tejidos y prendas para cuya confección no haya que abusar de las materias primas que nos ofrece esta Tierra. Nos hemos aplicado mucho el cuento en este sentido y, a día de hoy, ya son muchas las personas que cuidan estos detalles incluso la hora de comprarse un disfraz para Carnaval. esto es lo que nos han comentado precisamente los profesionales de una entidad como Carnaval y Mucho Más, especializada precisamente en la venta de este tipo de trajes. 

Más compromiso entre los jóvenes que entre los mayores 

Si algo nos están dejando las estadísticas que tienen que ver con el compromiso con el medio ambiente es el hecho de que los jóvenes están bastante más comprometidos con esta causa que sus mayores. es evidente que, teniendo en cuenta la vida que les queda a unos y a otros, los jóvenes tienen más motivos para estar asustados, porque tienen más margen para sufrir las consecuencias que el cambio climático tiene reservado para nuestro planeta en el caso de que no demos un paso al frente y empecemos a tomarnos en serio un asunto tan importante y tan urgente para la raza humana y el entorno en el que vive.

Por suerte, tenemos que decir que es de justicia reconocer la labor que vienen ejerciendo personas de todo tipo en lo que respecta al cuidado del medio ambiente. Aunque el compromiso sea más grande entre unas personas que entre otras, la verdad es que cualquier ayuda merece ser reconocida y tenida en cuenta. Necesitamos muchas manos para salvar a nuestro planeta de la devastación más absoluta y no podemos perder las que ya tenemos.

Deja una respuesta