Todo lo que debes saber sobre los primeros dientes de tu bebé

La dentición es cuando los primeros dientes empiezan a salir de las encías del bebé, lo cual puede ser frustrante, tanto para el bebé, como para sus padres. Por lo mismo, saber qué esperar durante la dentición y cómo convertir este proceso en algo un poco menos doloroso puede ser de gran ayuda para ambos. El equipo especialista en salud bucal de Espaidental Olve nos explican todo lo que debemos saber sobre dentición.

¿Cuáles son los signos de la dentición?

Cuando a los bebés les empiezan a salir los dientes de leche pasan por una serie de cambios y síntomas, entre los cuales podemos resaltar los siguientes:

  • Es posible que babeen más y que quieran morder objetos.
  • Hay bebés, a quienes la dentición no les resulta dolorosa, mientras que otros experimentan breves períodos de irritabilidad o inquietud durante varias semanas, incluso con episodios de llanto.
  • En algunos casos sufren alteraciones de los patrones de sueño y alimentación.
  • Las encías suelen ponerse sensibles, doloridas e inflamadas durante la dentición, lo cual a su vez puede hacer que la temperatura del bebé aumente ligeramente. Sin embargo, la salida de los dientes no debería causar fiebre alta ni diarrea.

Si su bebe tiene fiebre, está muy irritable o presenta algún otro signo de alarma durante el período de dentición, puede ser que haya algo distinto que lo esté provocando, y lo más recomendable es que se ponga en contacto con su médico para obtener asistencia y tratamiento profesional.

¿Cuándo aparecen los primeros dientes?

En la mayoría de los bebés, los dientes aparecen entre los 6 y 12 meses. Sin embargo, puede pasar que algunos bebés no tengan ningún diente en su primer cumpleaños.

Alrededor de los 3 meses, los bebés empiezan a explorar el mundo con su boca, producen más saliva y comienzan a ponerse las manos en la boca. Esto hacer que muchos padres se preguntan si esto significa que su bebé comenzó la dentición; pero el primer diente en verdad suele aparecer a los 6 meses.

Por lo general, los primeros dientes en salir son casi siempre los dientes frontales inferiores (incisivos centrales inferiores), y la mayoría de los niños suelen tener todos sus dientes de leche ya para los 3 años de edad.

El flúor es importante cuando llega la dentición

Se debe incluir flúor en la dieta de tu hijo cuando llega a los 6 meses de vida. Esto porque el flúor es un mineral que ayuda a prevenir las caries dentales al fortalecer el esmalte de los dientes.

Este lo podemos encontrar incluido en el agua corriente, por lo que basta con darle al bebé unas cuantas onzas de agua en un vasito con boquilla o sorbete cuando comience a comer alimentos sólidos. 

Igualmente, te recomendamos hablar con tu pediatra para ver si tu hijo necesitará algún suplemento de flúor.

Métodos para aliviar el dolor de la dentición

Por lo general, la dentición no causa demasiadas molestias a los niños; sin embargo, pueden mostrar signos de malestar donde le está saliendo el diente, babear mucho más de lo habitual y se le puede inflamar o poner muy sensible la encía alrededor del nuevo diente.

Masajear las encías inflamadas puede ayudar a aliviar el dolor de la dentición de tu bebé, así como ofrecerle algo frío o darle acetaminofén en una noche particularmente difícil.

Otra forma en la que los padres pueden ayudar a aliviar el dolor de la dentición es ofreciéndoles anillos de dentición sólidos, no llenos de líquido, o un paño limpio húmedo o congelado para sus encías. Si le ofreces una galleta de dentición, asegúrate de vigilar a tu bebé mientras está comiendo, ya que los trozos pueden romperse fácilmente y producir asfixia. Además que no es bueno exagerar con este método, ya que estas galletas no son muy nutritivas y la mayoría contiene azúcar y sal.

Los alimentos helados o fríos también son buenos para aliviar el dolor en niños que ya comen alimentos sólidos. Por el contrario, no los uses si tu hijo no ha pasado todavía a este tipo de alimentación. Y además, asegúrate de observar atentamente a tu bebé para comprobar que no se hayan roto en fragmentos de tamaño reducido que podrían suponer un riesgo de atragantamiento y de asfixia por aspiración.

Como dijimos anteriormente, la temperatura corporal de un bebé puede aumentar ligeramente durante la dentición. Sin embargo, según un estudio de 2016 en Pediatría, una fiebre real, con temperatura por encima de 100 grados Fahrenheit o 38 grados Celsius, no se asocia con la dentición y más bien es un signo de enfermedad o infección que puede necesitar tratamiento.

Si tu bebé está pasando por muchas molestias, puedes hablar con el pediatra sobre darle una dosis de acetaminofén  (por ejemplo, Tylenol) adecuada para su peso o si tiene más de 6 meses, ibuprofeno (por ejemplo, Advil o Motrin).

No te automediques

No uses tabletas para la dentición, geles con benzocaína, geles o tabletas de dentición homeopáticas ni collares de ámbar para la dentición

Evita las tabletas de dentición que contengan la planta venenosa belladona y geles con benzocaína, esto porque aunque se comercializan como analgésicos para niños, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha emitido advertencias sobre los efectos secundarios de ambos componentes.

Además, no se recomiendan los collares de ámbar para la dentición ya que pueden representar riesgo de estrangulamiento o peligro de  posible asfixia. Además, no hay ninguna investigación que respalde su eficacia.  

Comienza con la rutina del cepillado

Una vez que tu hijo tenga sus primeros dientes de leche, debes comenzar a cepillarlos dos veces al día con crema dental con flúor en muy poca cantidad (del tamaño de un grano de arroz), en especial después de la última bebida o comida del día. Recuerda también no acostar al bebé con un biberón ya que esto puede producir caries.

Pregúntale a tu pediatra sobre el barniz de flúor

Durante las visitas de control habituales, tu pediatra revisará los dientes y las encías de tu bebé para asegurarse de que estén sanos y hablará contigo sobre cómo mantenerlos de esa manera. 

La AAP y el Grupo de Trabajo en Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force) también recomiendan que los niños reciban barniz de flúor una vez que tengan sus primeros dientes. Por eso, en caso que tu hijo aún no tenga un dentista, pregúntale a tu pediatra si él o ella le pueden aplicar el barniz de flúor a los dientes del bebé.

Una vez que tu hijo tenga un dentista, el barniz se puede aplicar en el consultorio dental, lo que ayudará a la prevención de caries si se hace a tiempo.

Visita al dentista cuando aparezca el primer diente

Intenta visitar al dentista después de que salga el primer diente y al cumplir un año. La AAP y la AAPD recomiendan que todos los niños acudan a consulta con un dentista infantil y establezcan un «centro odontológico» al año de edad. Este se asegurará de que todos los dientes se desarrollen con normalidad y no haya problemas dentales. Además, le dará más consejos sobre la higiene adecuada.

Deja una respuesta