logotipo-tothewild
Facebook
Twitter
LinkedIn

All Mozart, el método que está revolucionando la enseñanza musical para niños.

Orquesta de niños pequeños.

Comparte este artículo

La escuela Piccolo y el Liceo Musical de Mislata, en Valencia, han creado el método All Mozart. Un novedoso método que está revolucionando la enseñanza de la música para los niños y que ya se está implantando en otros países como México.

Este método se basa en emplear un enfoque lúdico en la enseñanza musical para alcanzar niveles académicos superiores a los que fijan los planes oficiales de estudios.

Que a los niños les gusta la música es una realidad. Que estudiando música reforzaremos algunos aspectos importantes en su formación, es algo que a un nivel u otro partimos los padres. Sin embargo, estudiar música tal y como está enfocado actualmente, en ocasiones, a los niños se les hace cuesta arriba. Llegando, incluso, a abandonar los estudios musicales.

Cuando un niño se pone a estudiar música, espera que en pocas semanas sea capaz de tocar una canción conocida en un instrumento. Con frecuencia, antes de iniciarse en los instrumentos, a los niños se les imparten nociones básicas de teoría y se les enseña solfeo. Un conocimiento necesario para tener una formación musical de calidad. Sin embargo, a los niños les resulta aburrido y desesperante, ya que cada vez ven más lejos el instrumento que quieren tocar.

Para el aprendizaje de instrumentos como la guitarra, en la que se utilizan métodos de enseñanza no reglados. A los niños se les introduce en una serie de ejercicios repetitivos que, a veces, les terminan cansando. No le encuentran sentido.

El método Al Mozart parte de un planteamiento diferente. Diseñado por profesores de música y psicólogos, se utilizan juegos y el uso de la tecnología para alcanzar un nivel de formación alto. La idea es aprender música jugando.

Los objetivos.

El método ha sido diseñado por músicos, pedagogos y psicólogos. Si apartar la vista de los planes de estudio que se imparten en los conservatorios. Intentando alcanzar el mismo nivel, pero por un camino diferente. Un método que les resulte más ameno a los niños. Según sus creadores, los objetivos del método All Mozart son:

  1. Aprender música divirtiéndose. Si los niños se lo pasan bien en las clases y con las prácticas, pondrán más interés en el aprendizaje y avanzarán más rápido.
  2. Obtener un nivel de conocimientos musicales que superen las exigencias oficiales. No por adoptar un enfoque orientado a la diversión hay que rebajar el nivel, al contrario. Esto exige una mayor responsabilidad para los profesores que imparten las clases y para los pedagogos que diseñan el programa.
  3. Empleo de la tecnología. Esto implica introducir los ordenadores y otros medios informáticos, en la enseñanza de música para niños.
  4. Colaboración de los padres. Uno de los aspectos que se plantearon los diseñadores del plan era la de involucrar a los padres en la enseñanza de música, pero sin hacer que estuvieran presentes en todo momento. Fomentando la autonomía de los niños.
  5. Mejorar el rendimiento escolar por medio de la música. Que la música fomenta la concentración y la memoria es algo que muchos profesores de música saben. El reto estaba en vincularlo directamente con la formación que se imparte en el colegio. Aportando herramientas a los niños para que puedan estudiar mejor.
  6. Fomentar la igualdad de género. Se trata de contribuir con la enseñanza de la música a eliminar las diferencias entre niños y niñas, haciendo que aprendan juntos e interactúen entre ellos con independencia del género.
  7. Formación continuada. Un aspecto importante de este método es llevar un seguimiento de la evolución del alumno, adaptando la enseñanza a las condiciones del alumno y a su ritmo de aprendizaje.
  8. Empleo de un profesorado especializado en pedagogía musical. La música debe ser ensañada por músicos, pero partiendo del proceso de aprendizaje propio de los niños.
  9. Aprovechar las oportunidades que ofrece la música. Esto significa darle un sentido práctico a la formación musical. Que el niño pueda mostrar lo aprendido participando en recitales y conciertos. Así como darle conciencia de las opciones laborales y formativas que se le abren con la música. Si les gusta estudiar música, la música es una carrera de la que pueden trabajar el día de mañana.
  10. Diseñar un método que puede enseñar música desde que el niño tiene 1 año hasta que termina su formación musical.

El ejemplo inspirador de Mozart.

Wolfgang Amadeus Mozart es una de las figuras más importantes de la música, pero lo mejor de todo es que lo empezó siendo cuando era un niño. Tocaba el clavicordio con 4 años y escribía partituras con 6. A parte de que Mozart fuera un niño prodigio, que lo fue, parte de su evolución en la música se debía a que lo vivía como un divertimento, un juego. Tocaba el piano con la misma inquietud con la que un niño de hoy en día juega a videojuegos.

Mozart no era el clásico niño estudioso que se esforzaba por agradar a sus padres. Más bien era todo lo contrario, era bastante bromista y revoltoso. Una rebeldía que le causó más de un problema cuando se fue haciendo mayor.

Cuenta la web Biografías y Vidas, cuando se pone a hablar de Mozart, que para el compositor alemán, la música era su entorno natural. Hijo de un músico de cámara al servicio del príncipe de Salzburgo, Leopold Mozart, la casa en la que creció Amadeus estaba repleta de instrumentos. Cuando el padre no estaba dando un concierto, solía ensayar horas en casa. Para el Mozart niño, escuchar y tocar música era lo más normal del mundo.

Leopold quería inculcar su amor por la música a sus hijos. Cuando el hermano mayor de Mozart, Nannerl tenía 7 años, empezó a darle clases de clavicordio, un instrumento parecido al piano. Mozart solo tenía 4 años. El padre lo consideraba pequeño para estudiar música. Mozart asistía atento a las clases que recibía el hermano. El niño se lo tomaba como una competición. Cuando terminaba la clase, replicaba los ejercicios que había hecho su hermano mayor intentando hacerlo mejor.

Con el método All Mozart no se pretende poner a competir a los alumnos entre sí. Pero sí recuperar ese aspecto de diversión con el que Mozart aprendió música.

Los beneficios para los niños para estudiar música.

Estudiar música no está solo indicado para los hijos de los músicos o de los aficionados a tocar un instrumento. Estos son 5 beneficios que puede reportar la música a tus hijos:

  1. Mejora de las capacidades de estudio: Estudiar música mejora la concentración, la memoria y la capacidad de atención. Al practicar música, el niño pone toda su atención en lo que está haciendo. Esto le puede proporcionar herramientas para estudiar las asignaturas del colegio.
  2. Desarrollo de habilidades Sociales: Los niños que participan en grupos musicales, como coros o bandas, aprenden a cooperar, a escuchar a los demás y a respetar el turno de cada uno. Estas habilidades le ayudarán a relacionarse de una forma correcta con sus compañeros.
  3. Expresión emocional: Estudiar música proporciona a los niños una vía saludable para expresar sus emociones. Tocando música pueden canalizar sentimientos como alegría, tristeza, rabia. Y les ayuda a gestionarlos.
  4. Desarrollo de la imaginación: La música estimula la creatividad y la imaginación en los niños. Esto sucede al improvisar o componer sus propias melodías. Esta capacidad creativa puede beneficiarles en otras áreas de la vida, como la resolución de problemas.
  5. Mejora de la Autoestima: Dominar un instrumento musical o interpretar una canción frente a un público puede aumentar la confianza y la autoestima de los niños. La sensación de logro al superar desafíos musicales les motiva a esforzarse y perseguir sus metas.

Los campamentos musicales.

Desde el método All Mozart se fomentan actividades especiales como los campamentos musicales. Una actividad de convivencia en la que los alumnos interaccionan entre ellos dentro de un entorno musical.

En los últimos tiempos se han puesto de actualidad los campamentos temáticos. Entre otras cosas, sobre todo, fruto de la influencia de la televisión. Se organizan campamentos para aprender a cocinar, campamentos deportivos, etc.

El blog Neomúsica nos cuenta como uno de esos campamentos que han proliferado últimamente son los campamentos musicales. La razón de ello fue la emisión de Disney Channel de la serie “Camp Rock”.

Una serie que se rodó a principios de los años 2000 y en la que participaban figuras juveniles como los Jonas Brothers y Danny Lobato. Los personajes de la serie convivían en un campamento de verano en la montaña en la que tocaban instrumentos y cantaban canciones pop.

Sin duda, programas como Operación Triunfo y La Voz han influido en despertar en los niños su gusto por cantar. Los campamentos musicales más habituales lo que hacen es introducir a los niños en el mundo de la música, dándoles medios para poder expresarse. Cosa que no está mal. Pero desde el método All Mozart lo que se busca es que alcancen un nivel musical alto al tiempo que se divierten. No solo dejarles que canten algunas canciones en público.

Vale la pena informarse sobre este método innovador de enseñar música y ver cómo puede ayudar a nuestros hijos.

 

Explora más artículos