El fútbol, una herramienta muy útil para los más pequeños de la casa

El fútbol es el deporte rey y eso creemos que no hace falta demostrarlo. Es el que más afición tiene a lo largo y ancho de todo el mundo, habiendo llegado incluso a zonas del Globo en las que no era tan habitual como lo eran Estados Unidos, Canadá o China. La verdad es que el balompié es ya un lenguaje universal y que cada día que pasa practica más y más gente. Desde luego, esto se puede demostrar con muchos tipos de datos, algunos de los cuales os vamos a ofrecer en el transcurso de los párrafos siguientes.

Pero lo que no cabe la menor duda es que el fútbol es indispensable para los niños. Desde luego, son muchísimos los niños (y ojo, también las niñas) que juegan al fútbol desde que son muy jóvenes. Es uno de los mejores pasatiempos y no solo eso. También es una de las mejores maneras de hacer que los niños y niñas tengan contacto con sus semejantes, para que empiecen a hacer amigos y amigas y para que, en definitiva, empiecen a integrarse en la sociedad, que es una de las cuestiones que resultan básicas para que un niño o niña menor se sienta feliz y cómodo con el entorno que le rodea.

Según un dato que fue publicado hace no demasiado tiempo por el portal web Statista, el número de futbolistas federados en España (que recoge los datos de hombres, mujeres, niños y niñas) es de, aproximadamente, 1’06 millones. Es decir, que una de cada 40 personas en el interior de nuestras fronteras practica el fútbol a nivel competitivo (luego habrá muchas más personas que lo hagan sin tener equipo y otras que jueguen al fútbol sala). Es evidente que esto quiere decir que el fútbol es una de las prácticas deportivas de referencia y que es un instrumento socializador muy potente.

Pero, ¿qué beneficios tiene el fútbol entre los más pequeños? Un artículo que fue publicado en la página web Guía Infantil informaba de manera fehaciente de ello:

  • En primera instancia, fomenta la potencia muscular de las piernas.
  • Además, es una manera de mejorar la salud cardiovascular y hacerla más consistente.
  • Estimula cuestiones básicas en el cuerpo humano como la capacidad motora, la visión periférica y la velocidad de reacción.
  • Hace que el fémur incremente su densidad ósea.
  • Hace que aumente la potencia del salto.
  • Permite que, por otra parte, se mejoren los niveles de testosterona, que hará que exista una mayor masa muscular.
  • Además, oxigena la sangre.

Por cierto, al final de esta lista el propio artículo hace referencia a que otro de los beneficios es el de que socializa a los niños y niñas, algo que ya os hemos dejado caer en uno de los párrafos situados más arriba.

El fútbol es uno de los elementos más integradores que existen en la sociedad actual a todos los niveles. Pero es si cabe más integrador y más importante en el caso de los más pequeños, que encuentran en él una manera de empezar a comprender el mundo que les rodea. Los padres y madres empiezan a darse cuenta de ello y ese es el motivo por el que permiten que sus hijos e hijas (porque el fútbol no es solo un deporte de hombres, huelga decirlo) practiquen fútbol ya sea de una manera federada o no. Así nos lo han comentado los dirigentes de Marian’s Sport, una entidad encargada de la venta de botas de fútbol para todo tipo de futbolistas y que han visto cómo el volumen de botas para niños o niñas vendido ha crecido en los últimos tiempos.

Mucho más que el foco de discusiones

Las personas a las que no les gusta el fútbol suelen decir, a veces con razón, que el fútbol es un elemento de odio hacia personas de otras entidades y de otras nacionalidades. Este punto tenemos que matizarlo. El fútbol no es el problema. El problema es qué tipo de gente suele emplear el fútbol para cuestiones que van más allá de este deporte. Y la verdad es que esto, por desgracia, es algo que pasa y que tenemos que resolver para seguir limpiando el nombre de esta honrosa disciplina deportiva.

Lo que está claro es que para los niños es fundamental tener a mano herramientas como el fútbol para varias cosas. En primer lugar, para integrarse, como hemos venido comentando a lo largo de todo este artículo. Y, en segunda instancia, para practicar deporte, que por desgracia es algo que no hace todo el mundo y que es estupendo para un cuerpo humano al que no podemos acostumbrar desde que somos pequeños a la vida sedentaria. Por tanto, ¡vivan los niños y viva el fútbol!